EFECTOS DEL  COVID-19 EN LA VIDA DE LAS MUJERES EN BARRANQUILLA

Al mismo tiempo que como humanidad enfrentamos colectivamente los impactos devastadores de la pandemia del COVID-19, las mujeres y niñas de la ciudad de Barranquilla están afrontando de manera diferencial parte de los impactos que trae consigo ésta emergencia. Las medidas de prevención propuestas por el gobierno desde el 10 de marzo que incluyen el estado de cuarentena, aislamiento y distanciamiento social, aumentan de manera exponencial los riesgos para ellas.

La implementación del decreto, que obliga a los habitantes de la ciudad a quedarse en casa durante esta pandemia, es para muchas mujeres una sentencia que aumenta vertiginosamente el riesgo a padecer algún tipo de violencia dentro de sus hogares. Muestra de lo enunciado es el más reciente informe de las comisarías de Familia de Barranquilla, donde reportan que entre el 24 de marzo y el 8 de mayo (los primeros 45 días de cuarentena en la ciudad) se presentaron un total de 263 denuncias de violencia contra las mujeres, entre las que destacan acciones de tortura, represión, silenciamiento e incluso agresiones psicológicas en los hogares de las mujeres de esta ciudad.

A veces la casa no es ese “hogar dulce hogar” que les prometen. Para algunas de ellas ese lugar adopta la forma de una cárcel, un sitio de tortura y de riesgo permanente, en donde sobrevivir es tan solo un privilegio de pocas.

“La primera vez que amenazó con matarme pensé que era broma, eso fue como hace 8 años. Esa tarde después de golpearme hasta el cansancio en el cuarto, lo vi abrazar a mis hijos frente a mí sin ninguna pisca de remordimiento, yo sangraba hasta por la nariz, no lo podía creer, el hombre que tanto amaba era un monstruo. Una noche me presentó su arma de trabajo, él es escolta y siempre que tiene rabia me amenaza con darme un tiro a mi o a los niños, yo temo por mi vida y  la de ellos, no quiero morir y dejarlos solos con él, sólo me tienen a mi” .                      

                              Lucia 38 años, Barrió la paz, conviviendo con su agresor hace 12 años

El confinamiento agravó otro mal que ya venía sufriendo la ciudad: la violencia contra las mujeres al interior de sus hogares. Según reportes de la Defensoría del Pueblo, este flagelo está en aumento y el actual contexto puede desencadenar muchas  amenazas, agresiones físicas, psicológicas, sexuales, verbales  o incluso la muerte para muchas de ellas.

Para los gobiernos locales responsables de velar por la sana convivencia, es un reto mayúsculo impedir que este mal social crezca con la implementación del “quédate en casa” obligatorio.

esa es.jpg

La cuarentena ha traído consigo muchas dificultades en la cotidianidad de los habitantes de esta ciudad, pero hay mujeres que además de ello están sufriendo un doble padecimiento: “la violencia que no da tregua en sus hogares”; algunas de ellas están confinadas con quienes pueden hacerles más daño que el virus, sus agresores.

La violencia de género en Barranquilla se ejerce mayoritariamente en el espacio privado, así lo deja en evidencia la Corporación Sisma Mujer, en su Boletín Especial No.20. “Comportamiento de las violencias contra las mujeres en el Marco de la pandemia del COVID-19”, y lo detalla el instituto nacional de salud en su informe III acerca de la violencia intrafamiliar en el país, en donde el 80,9 de los casos tienen a las mujeres como victimas centrales en estos tiempos de confinamiento.

Las consecuencias de la violencia para la salud de las mujeres, pueden ser inmediatas y agudas, duraderas, crónicas o mortales. La Organización Mundial de la Salud detalla que cuanto más grave es el maltrato en la vida de las mujeres, mayores son las repercusiones sobre la salud física y mental de ellas. Además, esas consecuencias pueden persistir mucho tiempo después de que haya cesado el maltrato. Las consecuencias de la violencia tienden a ser más graves, cuando las mujeres sufren más de un tipo de violencia (por ejemplo, física y sexual) o episodios repetidos con el transcurso del tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La pérdida del trabajo, la inestabilidad económica y la ansiedad pueden generar en los maltratadores una sensación de pérdida de poder, que puede elevar los comportamientos abusivos, la frecuencia y la severidad de la violencia en casa. 

“Me controla, me suplanta en el móvil, hace tres años me aisló de mi familia. Durante esta cuarentena estoy viviendo una pesadilla terrible, de la que no veo la hora de despertar, he vomitado hasta sangre, creo que en cualquier momento me mata”                            

                                    Zulma, 45 años, Barrió Boston, confinada con su agresor hace 30 días

La violencia de género en cuarentena ha generado un aumento de las situaciones de riesgo en la vida de las mujeres de Barranquilla, en donde muchas de ellas han sufrido violencia física, sexual, psicológica, verbal y económica sin  hacerlas públicas.

 

Para Estefany Mosquera, Licenciada en Ciencias Sociales y Coordinadora de la Red de Mujeres Jóvenes del Atlántico, una organización de la sociedad civil que acompaña a mujeres víctimas de estas violencias en la ciudad, señala que las mujeres que viven este tipo de episodios no denuncian a su agresor por miedo a más represalias, amenazas o que otro miembro de la familia viva tal experiencia. Algunas no lo hacen, porque no confían en las rutas propuestas por los gobiernos locales o por miedo a vivir un segundo momento de violencia; ya sea por inexperiencia de los funcionarios con este tipo de casos –en donde muchos ponen en duda lo relatado por ellas, generándoles aumento del estrés, ansiedad y hasta episodios de intentos de suicidio ante un posible linchamiento a las víctimas- o a causa de la escasa efectividad en la judicialización de los agresores.

En Barranquilla, el último informe de la comisaria de familia presenta un panorama que merece especial atención, de los 263 reportes, 110 mujeres denuncian que vivieron episodios de violencia física, verbal y psicológica; 87 casos incluyeron violencia verbal y psicológica, 27 violencia física, verbal y económica; 18 violencia física; 4 de ellos violencia sexual; 3 violencia física y psicológica, y 1 violencia psicológica y económica.

 

El informe también presenta el rango de edad de las mujeres que solicitaron acompañamiento, de ellas 177 tienen entre los 18 y 50 años; 63 están entre los 18 y los 30 años; 12 entre los 0-17 años. Y  11 de ellas, decidieron no aportar esa información.

 

Las localidades más afectadas son, el Suroriente con 154 denuncias reportadas; seguida de la localidad Suroccidente con 51 casos; la localidad Metropolitana con 42; el Norte Centro Histórico con 10, y la localidad Riomar con 6 casos.

Para la portavoz de la Red de Mujeres del Atlántico, la disminución de las denuncias formales hacia los agresores en estos tiempos de cuarentena, no es garantía para decir que las cifras de violencia no están en aumento. A su manera de ver, ello es una consecuencia de que muchas mujeres no pueden salir de sus hogares, alertar a sus vecinos o hacer llamadas a las entidades correspondientes, porque ellas en su mayoría están en contacto permanente con su agresor y sus redes de apoyo se hacen más limitadas. Eso sin contar que al actual contexto se le suma el miedo que tienen las mujeres al contagio del COVID-19, que sería en este sentido un freno para que ellas lograran pedir ayuda a personas fuera de su entorno familiar.

 

Otro detalle por mencionar, es que la crisis sanitaria está generando barreras adicionales para que las víctimas/sobrevivientes no  accedan de manera ágil y eficaz a los servicios esenciales que les puedan salvar la vida, más ante el hecho de que las instituciones de salud, policía y de justicia están sobrecargadas enfocando sus operaciones en la respuesta al COVID-19, mientras que los servicios brindados por las organizaciones de sociedad civil, también enfrentan dificultades para brindar servicios por las mismas restricciones.

 

La ONU Mujeres señala, que la violencia en casa afecta en promedio a una de cada tres mujeres a lo largo de su vida, y puede desencadenar impactos negativos en los hogares en donde hay niñas, niños y adolescentes, que sean testigos de este tipo de episodios, los cuales les dejaran secuelas como estrés postraumático, depresión, ansiedad, violencias heredadas e impactos a largo plazo en su desarrollo social, físico e incluso intelectual.

Al respecto, la psicóloga Ingrid Mercado, especialista en vigilancia epidemiológica de eventos de salud mental, afirma que el 55% de los niños, niñas y adolescentes durante éste confinamiento presentan altos cuadros de estrés, miedo, tristezas e incluso intentos de suicido, ya que muchos de ellos al no contar con redes de apoyo o actividades de distracción como la escuela o amigos, están más expuestos a las violencias físicas, sexuales y psicológicas por parte de uno o más agresores en casa.

Mi vida no era así. Yo trabajaba en un local de belleza en Barranquilla y mi esposo es albañil, ambos debido a la pandemia del COVID-19 quedamos desempleados. De repente, de un día a otro, quedamos sin ingresos y ese fue el inicio de mi calvario.

Escuchemos de voz de dos psicologas lo que han descubierto por estos días de COVID.

Dianora Daguer - Psicóloga-Comisaria novena de Familia           Ingrid Mercado -Sec.Salud

02.jpg

Si la víctima desea acceder a la justicia, debe ingresar al sistema virtual de denuncias de la Fiscalía y seguir los pasos. Una vez hecha la denuncia el caso es asignado a un funcionario de Cavif y entra a un estudio de los hechos. Luego, se ordena una visita domiciliaria por parte de la Comisaría de familia para establecer los niveles de riesgo de la víctima, sobre todo si hay niños presentes. “Averiguamos todo sobre el victimario, quién es, sus arraigos, su círculo social, en qué trabaja y si tiene antecedentes o anotaciones”, explicó Arrieta.

Dialogo en detalle  acerca de la actualidad de violencia que viven las mujeres en la ciudad de Barranquilla. 

La violencia hacia las mujeres en la ciudad no es una epidemia transitoria, lo que sucede en Barranquilla es un problema de salud pública notable y con casos en verdad alarmantes, al punto, que los más graves terminaron en tragedias.

La arenosa es la ciudad con más altas cifras de violencia, reportadas por estos días de encierro en la región caribe colombiana. Pero la preocupación generalizada no termina allí, en el país a la línea 155 de la policía se reportan a diario cada 31 minutos una agresión de violencia de género, y cada 12 una llamada de auxilio de alguna mujer reportando a su actual pareja o ex pareja por violencia intrafamiliar.

“El confinamiento aviva detonantes en casa, situaciones de inseguridad y reducción de lugares refugio en donde puedan acudir  muchas de las que  hoy están aisladas. Esta crisis es terrible, para muchas de ellas, la declaración de confinamiento obligatorio es una sentencia de tortura o incluso de asesinato”, señala la Socióloga Andrea Villamizar.

El peligro inminente de las mujeres por estos días de confinamiento, es motivo de preocupación para la ‘Sala situacional mujeres víctimas de violencia de género’ del ministerio de salud, entidad que también advierte que las mujeres son el grupo poblacional más propenso a sufrir violencias de todo tipo al interior de los hogares. En este punto se ha reportado un incremento de un 76,47 % de las denuncias por delitos sexuales, eso sin contar que muchas de ellas -víctimas- asumieron en esta etapa la mayoría de las cargas del hogar.

Según información proporcionada por ONU Mujeres Colombia, cada llamada telefónica es la evidencia de lo latente de esta emergencia.  La entidad afirma, que entre marzo y abril se incrementaron en un 161% los reportes de violencia hacia las mujeres, con relación al mismo periodo del año pasado.  

Lo que quiere decir que con el confinamiento muchas mujeres no pueden evitar las violencias en casa, y algunas se ven sometidas a vivir largos períodos de exposición a riesgo con sus victimarios, quienes incluso quieren controlarles hasta la movilidad al interior del hogar.

A comienzos de abril, el secretario general de la ONU hizo un llamado a los gobiernos latinoamericanos para que adoptaran medidas que ayuden a afrontar esta crisis, causante de poner en riesgo a tantas mujeres. Hoy, ante el escenario de crisis integral que vivimos, se evidencian mayores dificultades para protegerlas en esta etapa de confinamiento, ya que esa idea de hogar como lugar seguro se desvanece con el paso de los días y el aumento de los casos en seguimiento ante las entidades oficiales y de la sociedad civil.

Es cierto que las violencias dirigidas hacia las mujeres aumentan en tiempo de crisis, pero lo que sucede en Colombia es alarmante, cifras del  Observatorio Colombiano de las Mujeres, una entidad adscrita a la vicepresidencia de la república que hace seguimiento a estos casos, reporta que entre el 25 marzo y el 7 de mayo hubo 5854 llamadas a la línea de emergencia 155 que tiene disponible la Policía para denunciar algún tipo de agresión, de ellas 4385 corresponden a violencia intrafamiliar mientras estaban confinadas en su hogar.


Uno de los hallazgos que más sorprende, es que el 76 % de los casos de violencia en los hogares de las mujeres colombianas son infringidos por un miembro de la familia. De esas agresiones, tan sólo 355 no provenían de un familiar, sino de un tercero que vive bajo el mismo techo junto a ellas. En 199 ocasiones, el violento le hizo daño físico a la mujer (lesiones personales); en 177 de ellas, quien llamó sintió ser víctima de alguna agresión psicológica; 74 por ocasión de amenazas; 1 por motivo de inasistencia alimentaria y otra por injuria.

 

 

 

 

 

 

 

Los casos más graves terminaron en tragedia. La Fiscalía nacional informó, que durante la cuarentena han contado 19 víctimas de feminicidio en el país. Se han radicado 4385 denuncias de violencia intrafamiliar, y de ellas 1.407 corresponden a violaciones.  Cada 25 minutos se denuncia un feminicidio y cada 21 minutos una denuncia por delito sexual. Ante el anterior panorama, el departamento del Atlántico entre el 25 de marzo y el 13 de abril reportó a medicina legal, 166 casos de violencia hacia las mujeres, de los cuales su capital Barranquilla tiene el 80% de los casos.

Antes de la cuarentena, los fines de semana eran los días en los que las mujeres eras víctimas de ataques, precisamente cuando ellas estaban compartiendo con su familia de su tiempo libre. Y esa violencia era más frecuente entre 4 de la tarde y 11 de la noche. Ahora con la cuarentena por COVID-19, para quienes el fin de semana era un horror, les toca vivir más de lo mismo, durante toda la semana. 

LOS RETOS

Una de las más grandes dificultades que existe hoy, es la poca implementación de mecanismos integrales que impidan que las mujeres sean asesinadas en sus casas durante este período de confinamiento, y que de implementarse las denuncias, la ley condene de manera ejemplarizante cada caso para  que los agresores no se abriguen en la impunidad.

 

Por lo anterior, es importante preguntar de manera permanente a los entes territoriales locales y nacionales más allá de la recepción de las llamadas; ¿A cuántos casos actualmente se les está haciendo seguimiento luego de las denuncias?, ¿será que los 14.000 millones que entregó el ministerio de salud en la resolución 495 para atender los casos de violencia intrafamiliar, destinados para brindar auxilio, alimentación, atención psicosocial y transporte a estas mujeres, están siendo implementados correctamente?,  tambien ¿Cuándo acabara esta normalización de la violencia?

Las llamadas de auxilio continúan y son el más claro testimonio que esto es latente en la vida de las mujeres Barranquilleras.

Hilos de imágenes con información concreta para compartir en redes sociales  y expandir la conversación acerca de este tema. 

               

--------------------------------------------------------------------------------------------

La violencia de género aumenta en las emergencias globales. Haciéndose más visible, en las situaciones de alarma humanitaria y salud pública se agravan las desigualdades sociales que subyacen en los sistemas socioeconómicos y de salud, como es el caso de la violencias en casa.

 

 

                        PROYECTO DE PERIODISMO COLABORATIVO

María Mónica Acuña Berrio

Investigación,creativa conceptual y diseño multimedia .

 

Carlos Hernández Carrillo

Producción en campo,reportería sonora y escrita.

Estefanía Pardo Donado

Reporteria , texto y postales informativas 

Jennifer Solano Betancourt

Producción en campo, reportería escrita

Módulo: Hipermedía 

LEP -MAESTRÍA EN PERIODISMO -UNIVERSIDAD DEL NORTE @2020

© 2030 Diseñado  por  María Mónica Acuña Berrio

                            grafikaribe@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now